Ingredientes

Solo los mejores ingredientes para tus hijos.

Sin azúcares añadidos, colorantes y saborizantes artificiales o conservadores. Con las 14 vitaminas y minerales esenciales y una mezcla de 10 frutas y verduras que aportan lo necesario para la completa nutrición de tus hijos.

¡Quiero las vitmainas!

La salud ocular y el desarrollo del sistema inmunitario son dos de las funciones más destacadas en el organismo de esta vitamina. La vitamina A reduce la mortalidad infantil y el índice de enfermedades infecciosas. La deficiencia de esta vitamina es un importante problema de salud pública que afecta a alrededor de 190 millones de niños en edad pre-escolar por eso es uno de nuestros nutrientes esenciales en yujü.

La vitamina C es importantísima para la adecuada absorción de hierro, tomando en cuenta que la anemia causada por deficiencia de hierro afecta la capacidad de los niños para aprender, en yujü quisimos ofrecerles a tus hijos la mejor vitamina C, la cual viene revestida, por lo que su biodisponibilidad; es decir la cantidad que absorbe el cuerpo, es del 100%. La vitamina C también ayuda a curar heridas, tan frecuentes en los niños. El sistema inmunitario se ve favorecido por la vitamina C, reforzando las defensas de nuestros pequeños.

Ayuda al cuerpo a absorber el calcio y el fósforo, ambos necesarios en la mineralización de huesos y dientes. 

La vitamina D juega también un papel importantísimo en la estimulación del sistema inmunológico tanto de niños como de adultos.

Estudios científicos demuestran que 40% de los niños sufren de deficiencia de esta vitamina, sobre todo niños “picky eaters” y niños con obesidad.

Importante para el desarrollo cerebral y por ende intelectual de nuestros hijos, actúa como antioxidante previniendo el daño oxidativo de las células y protegiendo el ADN, al estar protegido el ADN evitamos el desarrollo de enfermedades en la edad adulta. La vitamina E  interviene también  en la formación de glóbulos blancos y rojos.

La tiamina es importante para el crecimiento, desarrollo y funcionamiento de las células del organismo y más en la niñez.

La tiamina tiene como función intervenir en el metabolismo de los carbohidratos, es decir, es una vitamina necesaria para liberar energía. 

Regula el sistema nervioso de los niños, por lo que mejora su sueño, su concentración y su estado de ánimo, al final todos queremos que nuestros niños duerman bien, tengan buen rendimiento escolar y no hagan berrinches ¿Cierto? La vitamina B1 es la aliada de todos los papás.

La vitamina B2 es sumamente necesaria ya que interviene en el metabolismo de los tres macronutrientes (proteína, grasa y carbohidratos) y ayuda al mantenimiento de las membranas mucosas, como por ejemplo la nariz, la boca, los pulmones y el estómago. Ayuda a mantener un sistema inmunológico fuerte y ayuda a que los niños tengan una adecuada salud celular ya que fomenta la correcta respiración celular.

Se ha demostrado que la vitamina B5 apoya a la liberación de energía, la concentración y el sueño ya que es esencial para la síntesis de melatonina y sabemos perfectamente que un niño bien descansado es un niño feliz! 

Esta vitamina también ayuda a la absorción de hierro.

Esta vitamina ayuda al funcionamiento normal del sistema nervioso ayudando a mejorar el estado de ánimo y con esto manteniendo a nuestros hijos felices y relajados, ayuda a la formación normal de glóbulos rojos y el funcionamiento normal del sistema inmunitario ayudando a producir anticuerpos para hacer frente ante cualquier tipo de infección o enfermedad. Entre las vitaminas del complejo B, la B6 es la que suele presentar más casos de deficiencia en niños es por eso que decidimos no dejarla fuera.

La vitamina B7 favorece el crecimiento celular y la salud de la piel. La deficiencia de biotina en niños se relaciona con pérdida de apetito y todos los papás queremos que nuestros hijos coman bien es por esto que es parte de los nutrientes esenciales en yujü, también su deficiencia se relaciona con dolor en las extremidades.

Es esencial para la reproducción celular y, por tanto, para el crecimiento y el desarrollo neuronal. 

Ayuda en el proceso de crecimiento celular y en la generación de energía.

​​Trabaja de la mano de la vitamina B12 y la vitamina C (otras de nuestras vitaminas esenciales en yujü) para ayudar al cuerpo en el metabolismo de los alimentos y la creación de nuevas proteínas y nutrientes ¡Pensamos en todo para ayudarlos a crecer!.

Algo realmente importante que hace el ácido fólico es promover la formación de glóbulos rojos y con ello ayudamos a prevenir la anemia en niños, tomando en cuenta que la prevalencia de anemia en niños mexicano es sumamente elevada.

Los niños no producen calcio de forma natural y muchos de ellos no obtienen el suficiente calcio de fuentes alimentarias, por lo que sus necesidades no son cubiertas de forma exógena y comienzan a “tomar prestado” de sus huesos, es por eso que la suplementación es sumamente importante. La principal función del calcio es formar huesos y dientes fuertes.

El zinc se relaciona con la mejora del sistema inmunológico ayudando a combatir baterías y virus reduciendo las infecciones sobre todo las respiratorias y ayudando en el proceso de cicatrización de heridas. El zinc también reduce la incidencia de diarreas en niños.

Lograr un adecuado consumo de zinc en los niños asegura un desarrollo cognitivo, físico e intelectual adecuado. 

Se ha demostrado que el selenio ayuda a mejorar el descanso, el estado de ánimo y disminuir la inflamación. Es un excelente antioxidante el cual defiende al organismo frente al estrés oxidativo por parte de los radicales libres que son subproductos reactivos de la actividad celular normal. La problemática de la carencia de selenio es que puede no tener una manifestación clara y los problemas derivados pueden tardar años en aparecer, por lo que es super importante garantizar un adecuado aporte desde la infancia.

El magnesio en niños ayuda a que sus huesos crezcan fuertes, además de mejorar la contracción y relajación muscular. También tiene otros efectos beneficiosos como: Reducir las molestias típicas del crecimiento, estimular la producción de serotonina, el neurotransmisor de la tranquilidad. Por tanto, el magnesio contribuye a que tu hijo se sienta relajado y duerma mejor. También favorece el sistema inmunológico. Su deficiencia causa irritabilidad, y creo que ningun papá queremos niños irritados.

Zanahoria, camote, espinaca, kale y brócoli - fresa, frambuesa, arándano, manzana y cereza